Mundo disperso fue un proyecto realizado en el Marco de la Feria Mercado de Arte en la Ciudad de Córdoba en el año 2016. Consistió en la colocación de 5000 canicas de vidrio por medio de un pegamento invisible e instantáneo sobre distintos construcciones, objetos y materiales del espacio urbano, tomando como epicentro el Cabildo de Córdoba. En lugares inesperados y extrañamente dispuestos se instalaron con el propósito de estimular la curiosidad y generar una sensación disruptiva en los transeúntes, ya que advertían en su paso por la ciudad algunas situaciones lúdicas, inesperadas o físicamente improbables. 

Mundo disperso – 2017